La ortodoncia hace referencia a una especialidad dentro de la odontología cuyo fin es corregir las malposiciones dentarias (dientes mal alineados) y de los huesos de la mandíbula. Es común pensar que se trata de algo moderno e innovador, pero en realidad es mucho más antigua de lo que creemos. ¡Muchísimo!

Datos en el año 460 a.C

Ya en el año 460 a.C. se identificó por primera vez lo que era una malposición dentaria según el famoso médico griego Hipócrates de Cos. Además, este médico, conocido como el primero de la historia, aseguró que la mala alineación de los dientes era algo que se podía corregir. Por aquella época este aspecto perseguía un fin meramente estético para Hipócrates, en la actualidad ya conocemos los fines saludables y necesarios que aporta la ortodoncia.

Desde estas afirmaciones de hipócrates, la estética dental se convirtió en una máxima para la sociedad griega. Algunas momias encontradas que datan de esa época tenían en la boca restos de lo que se podrían considerar como unas ortodoncias primigenias.

Inicios de la ortodoncia moderna

Lo que conocemos como aparatos de ortodoncia modernos, los hierros tan temidos por los niños de las películas de antes, tienen su origen entre los siglos XVIII y XIX. Fue Pierre Fauchard, un dentista francés, quien ideó un aparato metálico para expandir la arcada. Algo ya mucho más parecido a los brackets tradicionales que perseguía mejorar la salud. Otro punto de inflexión es la aparición de la anestesia en el siglo XIX. Con los pacientes anestesiados e insensibilizados, se pudo estudiar la boca más en profundidad.

Paso de los tradicionales hierros a la ortodoncia invisible

Por si fueran pocos cambios, los tratamientos de ortodoncia en la actualidad han evolucionado de los molestos brackets metálicos a ser totalmente invisibles. La ortodoncia invisible es uno de los tratamientos más demandados, especialmente por el público adulto. Permite alinear los dientes de una forma cómoda y discreta mediante unos alineadores totalmente transparentes que además se quitan para comer y para cepillarse los dientes.

La alineación de los dientes no es mera cuestión de estética, ¡es salud! Unos dientes torcidos o descolocados soportan unas cargas que no les corresponden y el engranaje de la mandíbula no es el adecuado. Esto puede provocar dolores de cabeza, cuello e incluso espalda. Además, si no están en su sitio adecuado al masticar pueden chocar entre sí generándose microfracturas que paulatinamente erosionan el esmalte y dañan el diente.

¡No te lo pienses más! Una sonrisa alineada es una sonrisa sana, pide cita sin compromiso y evaluaremos atentamente tu caso. MockUp Dental es tu Dentista de Confianza en Tudela.

Recommended Posts
Dientes de lechelengua-prevención glositis
Abrir chat
Hola,
¿En qué podemos ayudarte? Cuéntanos tu situación, adjunta tus fotos y te realizaremos un diagnostico online para resolver tu urgencia dental.