Los dientes de leche son los primeros que salen en la infancia, denominados también como dientes primarios. Los primeros son pasajeros, se caen y dan paso a los definitivos, pero no por ello hay que descuidarlos. Van a estar en la boca de los niños muchos años, es mejor que mientras estén sanos para no ser un foco de infecciones.

Todavía existe la creencia de que a estos primeros dientes no hay que prestarles tanta atención puesto que, aunque tengan algún problema, como se van a caer, se ‘caerá’ también el problema. Pero nada más lejos de la realidad. Los dientes de leche en los que prevalenecen las caries o se caen demasiado pronto por un cuidado inadecuado, pasarán factura a los dientes definitivos. Estos son algunos datos que seguro que no sabías:

Unos dientes de leche descuidados pasan factura a los definitivos

Es importante que los niños adquieran unos buenos hábitos de higiene dental desde que puedan utilizar solos un cepillo. Aunque sean los dientes pasajeros, las caries siguen siendo igual de dañinas. Los dientes permanentes “absorben” la raíz de los primarios, por lo que si tienen caries, las bacterias colonizarán el nuevo diente.

Las encías también sufren por el ataque de las bacterias, y para este tejido no hay recambio, son las mismas durante toda la vida. Una mala higiene, además del riesgo de caries que ya hemos mencionado, provocará que las encías estén enfermas. Estos problemas el niño los puede arrastrar luego en su vida adulta y desarrollar gingivitis y periodontitis.

¿Hay que arrancarlos cuando se mueven?

Cuando un diente de leche se mueve es muy habitual arrancarlo, pero en realidad lo más correcto es NO hacerlo. Estos dientes son una guía para los definitivos, es decir, que actúan como punto de referencia para la futura erupción. Cuando se mueve un diente de leche se debe a que su raíz la está reabsorbiendo el futuro diente permanente. Si se arrancan se corre el riesgo de que el nuevo diente salga torcido e incluso que no salga. Es mejor esperar a que caiga por sí solo.

Otro hándicap derivado de esta práctica que puede ocurrir es que los dientes de al lado del que se ha extraído comiencen a invadir ese espacio vacío y cuando el diente definitivo comience a erupcionar, no disponga de espacio. Esto provoca que pueda quedar impactado, es decir, dentro del hueso.

Cuando los dientes de los niños comiencen a moverse, es mejor no arrancarlos y acudir a Tu Dentista de Confianza para que el valore si es mejor quitarlos o no.

Recommended Posts
ortodoncia
Abrir chat
Hola,
¿En qué podemos ayudarte? Cuéntanos tu situación, adjunta tus fotos y te realizaremos un diagnostico online para resolver tu urgencia dental.