Cada vez son más los pacientes que se interesan por mantener una sonrisa más blanca y saludable, por eso hoy hablamos sobre el Blanqueamiento más efectivo que ofrecemos en nuestro centro, el Philips Zoom. Esperamos que os sea de interés.

¿Cómo se realiza este tipo de blanqueamiento?

Se aíslan los tejidos blandos de dentro y alrededor de la boca, labios y encías especialmente, dejando expuestos los dientes para ser tratados. A continuación, se aplica el gel Zoom y tras ello la lámpara Zoom para que penetre de manera suave y lentamente en los dientes mediante fotoactivación del peróxido de hidrógeno y realice el efecto blanqueador.

¿Cuánto tarda el tratamiento en clínica?

Es un proceso de blanqueamiento dental rápido que se realiza bajo la supervisión del odontólogo e higienista dental, lo que garantiza un control total. Se tarda aproximadamente una hora y los resultados se pueden apreciar nada más acabar el tratamiento. Es muy recomendable por tanto para eventos en los que necesites blanquear los dientes de manera rápida y eficaz

¿Tiene efectos secundarios?

No experimentas ningún dolor, aunque en los momentos inmediatos a la realización del tratamiento y en los días posteriores pueden darse casos de sensibilidad temporal en los dientes. Esta sensación desaparece en pocos días ya que se trata de un efecto totalmente transitorio.

Tus dientes permanecerán blancos durante mucho tiempo, aunque de nuevo volverán a estar expuestos a la decoloración ocasionada por determinados hábitos como el fumar o el consumo de determinadas comidas y bebidas que decoloran el diente

¿Cómo alargar la duración del blanqueamiento?

  1. Higiene diaria

Éste es uno de los puntos más importantes para mantener la salud bucodental, independientemente de que la persona se haya sometido a un blanqueamiento o no. Para mantener a raya las bacterias que se acumulan en los dientes, es necesario cepillarse varias veces al día (después de cada comida).

El cepillado es preferible que se lleve a cabo con un cepillo eléctrico y que se complemente con el hilo dental (al menos una vez al día).

  1. Alimentación

Existen determinados alimentos y bebidas que pueden producir manchas en el esmalte. Aunque no es necesario dejar de consumirlos, si se queremos conservar unos dientes más blancos se recomienda ingerirlos con moderación. Algunos ejemplos son: frutos rojos, vino tinto, té, infusiones, café, colorantes, salsas y por supuesto el tabaco.

  1. Mantenimiento

Una vez que el paciente se ha sometido al tratamiento de blanqueamiento, es recomendable llevar a cabo mantenimientos periódicos para asegurar el color y el brillo de los dientes durante más tiempo. El proceso de mantenimiento tiene una duración de 15 días y consiste en unas férulas proporcionadas por nuestra higienista para ser usadas en casa por el paciente.

Recent Posts